Obras Completas I: El Novelista – Miguel Delibes

1948-1954.

Este volumen inaugura un acontecimiento literario histórico en España, la publicación de las Obras Completas de Miguel Delibes, nuestro mayor clásico vivo (en el momento de la publicación). Además de la introducción del director del proyecto, Ramón García Domínguez, este volumen aporta un preámbulo y un prólogo escritos para la ocasión por Miguel Delibes.

Este primer volumen, además de contener algunas de las grandes novelas de la primera época de Delibes (La sombra del ciprés es alargada; El camino; Mi idolatrado hijo Sisí; La partida), cuenta con una importante novedad: se trata de la publicación, por primera vez, del texto de Aún es de día no censurado.

Sobre el Autor.

Miguel Delibes Setién (Valladolid, España, 1920 – 2010). El apellido Delibes proviene de Toulouse (Francia), ya que su abuelo paterno, Frédéric Delibes Roux —emparentado lejanamente con el compositor Léo Delibes— se asienta en España en 1860, adonde emigra para participar en la construcción de una línea de ferrocarril en la provincia de Santander. En uno de sus pueblos, Molledo-Portolín —escenario luego de una de las primeras novelas delibeanas, El camino— se casa con Saturnina Cortés, y con los años traslada el matrimonio su residencia a Valladolid.

Miguel Delibes es el tercero de los ocho hijos del matrimonio Adolfo Delibes, profesor y director de la Escuela de Comercio de Valladolid, y de María Setién, burgalesa de origen. El niño Miguel estudia en el colegio de La Salle y, en 1938, con 17 años, y antes de que le movilicen como soldado en la guerra civil que asola España desde 1936, decide enrolarse como voluntario en la Marina. «Casi con seguridad iban a destinarme a Infantería y me horrorizaba la idea del cuerpo a cuerpo, la guerra en el mar era más despersonalizada, el blanco era un barco, un avión, nunca un hombre. Yo lo veía como un mal menor».

Delibes, sin embargo, queda profundamente marcado por el conflicto bélico. «Si fuera posible —ha escrito— hacer un estudio médico de las personas que participamos en aquella terrible guerra, resultaría que los mutilados síquicos somos bastantes más que los mutilados físicos que airean sus muñones».

Regresa a Valladolid recién terminada la guerra y estudia Comercio y Derecho. Sin embargo, ninguna de estas carreras le complace. Y sólo el azar quiere —él mismo lo ha reconocido así— que desemboque en el mundo del periodismo y de la literatura.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea