Confesiones inconfesables – Salvador Dalí

Confesiones inconfesables recogidas por André Parinaud.

Salvador Dalí confiesa cosas que sólo su delirante genio era capaz de confesar.

Este libro es un relato daliniano, y si el héroe, Dalí, se expresa en primera persona, es una simple cuestión de estilo. Dalí, cuando habla en francés, jamás dice je (yo) sinojeu (juego). Porque Dalí es el sí y el no, la contradicción misma, el desafío. Cuando Dalí dice «yo», no es Dalí quien habla, sino un Dalí posible que yo distingo y oigo entre los otros mil que él encarna.

Si Nietzsche hubiese conocido a Dalí, lo habría tomado como prototipo de su superhombre (su Zarathustra). Por su voluntad de poder, la continua superación de sí mismo, la hiperlucidez, el desafío permanente a la muerte, a la moral, al establishment y a los hombres. La historia, según el testimonio que de ella tenemos en la literatura o en la tradición, contiene pocos ejemplos de una existencia que se afirme tan sin ambages en sus más extremadas exageraciones, y de una inteligencia que llega hasta el paroxismo del delirio lúcido. El fenómeno Dalí es ejemplar en más de un aspecto: como artista es inmenso, como psicólogo es un filón prodigioso, como intelectual es enciclopédico. Nuestro hombre es fascinante, y su triunfo es glorioso. Tras veinte años de estrechas relaciones, sigo tan interesado por él como el primer día.

Dalí está en un gran momento de su vida y la observa con ojo imperial para juzgarla. En Figueras tiene ya su museo. Su renombre es uno de los mayores alcanzados por un artista vivo. Pero él sigue siendo el enamorado de Gala, el catalán apasionado, el surrealista paranoio-crítico, el ser más dispuesto a gozar de la vida.

Sobre el Autor.

Salvador Dalí I Domènech, marqués de Dalí de Púbol (Figueras, 1904-1989) fue un pintor, escultor, grabador, escenógrafo y escritor español. Se integra en el grupo de poetas y artistas conocido posteriormente por la generación del 27. La pintura de sus primeros años, sus artículos y sus conferencias provocaron reacciones violentas. Residiendo en Paris desde las postrimerías de los años veinte, se convirtió en la figura más brillante del surrealismo pictórico. Fue en Paris que conoció a la mujer de Paul Eluard, Gala Helena D. Diakonova, con quien se casó.

En 1939 se traslada a los EEUU, alternando sus estancias en Portlligat, cuyo paisaje se convirtió en el motivo principal de su obra. Fué expulsado del surrealismo acusado de fascista, por André Breton. A su regreso a España en 1948 siguió, según él, la tradición espiritual de Zurbarán, Murillo, Valdés Leal y los grandes místicos de la literatura castellana.

Su pintura, que parte del noucentismo y pasa por una etapa cubista, responde a lo que él denomina actividad paranoico-crítica y se caracteriza por la representación, influida por la pintura metafísica, de escenas oníricas realizadas con una extraordinaria minuciosidad técnica: “La persistencia de la memoria (1931)” con sus relojes blandos, “Presagio de la Guerra Civil” (1936), diversas variaciones sobre “El ángelus” de Millet, etc.

Después de una estancia en Italia, tras la guerra civil española (1936-1939), aborda temas religiosos, históricos y alegóricos: “Las tentaciones de San Antonio”(1947), “La Madona de Portlligat” (1950), “Descubrimiento de América por Cristóbal Colón” (1959), “La Batalla de Tetuán” (1962), etc.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea